El vínculo entre el perro y su dueño

Marzo 2017 | Blog

La importancia del vínculo

El vínculo entre el perro y su propietario o guía se empieza a establecer entre las 7 y las 16 semanas de vida. Anteriormente a este período no se recomienda separar al cachorro de su madre y hermanos, ya que esto podría acarrear posteriores problemas de comportamiento.

En este periodo, el cachorro aprende que tiene un papel en la familia, y es un momento óptimo para empezar a modelar los rasgos de comportamiento; potenciando aquellos que nos gustan e inhibiendo aquellos que no. También es una buena etapa para comenzar la socialización con las personas y con el entorno.

Para el desarrollo de una buena relación es importante que entre el perro y su propietario o guía haya una buena compatibilidad psicológica, es decir, una persona tranquila debería escoger un perro tranquilo, ya que de lo contrario, el vínculo entre estos se podría ver afectado. Igualmente, la actividad que queremos desarrollar con el perro tendrá gran importancia. Por ejemplo, si nuestra pasión es la caza, un gran compañero de aventuras seria el Boston Terrier.


Aspectos clave para mejorar la relación con nuestro perro

Hay una serie de aspectos básicos para fortalecer el lazo con el cachorro y es de vital importancia que estén presentes durante este periodo del desarrollo (7-16 semanas):

    - Tiempo: disponer de tiempo para atender y relacionarnos con nuestra mascota es básico para fortalecer la relación, pero a menudo no se trata de ofrecerle cantidad sino calidad en el tiempo que le podemos dedicar.

    - Juego: el juego es una de las actividades más placenteras para el cachorro, y a la vez, una buena oportunidad para crear una relación fuerte y estable. A través del juego se empiezan a establecer límites en la relación, y se fomenta el autocontrol del animal. Además, es un buen momento para que el perro empiece a leer el comportamiento de su propietario y poco a poco, aprender a identificar el estado de ánimo.

    - Paseo: El paseo no sólo fomenta el vínculo entre el animal y la persona, sino que también le familiariza con el espacio y el entorno, y le ayuda a aprender que también hay momentos de relax. El paseo es un momento de descubrimiento de nuevos entornos, desarrollando su autoconfianza y fortaleciendo la socialización, pero siempre sintiendo el apoyo de su propietario.

    - Alimentación: El momento de las comidas es uno de los más esperados por nuestra mascota. Mientras alimentamos a nuestro perro potenciamos nuestro papel como persona de referencia y el animal desarrolla un sentimiento de agradecimiento hacia el propietario, que a la vez servirá para fortalecer su relación.

El animal no olvidará nunca los aprendizajes adquiridos en esta etapa, así como los vínculos establecidos con las personas de referencia. Probablemente habrá nuevos aprendizajes y modificaciones de la conducta, pero estos no eliminarán nunca lo aprendido durante este período.

Consejos relacionados

horarios-de-alimentacion-en-perros
Los horarios de alimentación en perros son un tema que preocupa, y mucho, a los que tenemos animales a nuestro cargo. Una correcta alimentación es fundamental para que tu amigo de cuatro patas tenga la energía física y mental que necesita, pero en ocasiones no es fácil ponerse de acuerdo sobre cuándo dar de comer a un perro.

Por este motivo, en este post analizaremos el mejor horario de comidas en perros según su edad y el tipo de alimento que le das. Así, tu amigo estará en plena forma y su organismo funcionando a pleno rendimiento.
que-debes-saber-sobre-la-leishmaniosis-canina
La leishmaniosis canina es una enfermedad de tipo infeccioso que puede afectar a nuestro perro. Dado que esta patología es causada por un parásito presente en algunos insectos, en el presente artículo aprovechamos que el 20 de agosto se celebra el Día Mundial del Mosquito para ofrecerte toda la información relacionada con su transmisión, incidencia geográfica, sintomatología, prevención y tratamiento. ¡Empezamos!
como-pasear-a-tu-perro-en-verano-consejos-para-evitar-el-cal
Con el verano todos tenemos más ganas de salir para disfrutar del día y del sol. Pero con él, también llegan las olas de calor y las temperaturas sofocantes. Y es muy importante conocer que, al igual que tú padeces calor en los días estivales, los perros también. Pero a ellos les resulta más difícil combatir el calor. Por eso, pasear a tu perro en verano necesita una serie de precauciones que debes tener en cuenta. 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Aceptar